Fiesta de carnaval… sin Madama Cloetilde

(Esta entrada de mi autoría fue publicada anteriormente, el 7 de febrero de 2010)  

A veces, los sentimientos de alegría o tristeza aparecen sin aviso; nos toman por sorpresa.

Hoy, mientras veía con mi esposa y mi hija algunos videos de los Carnavales de El Callao, buscando inspiración para escribir algo sobre mi asistencia – hace unos 25 años – a esa maravillosa fiesta, la tristeza me abordó de forma inesperada.

Primero, sentí deseos de llorar al comparar las imágenes alegres de agraciadas madamas desfilando por las calles de El Callao, con la lamentable imagen de odio, caos y tragedia que es mi Venezuela actual.

Segundo, revisando algunos sitios de Internet vine a enterarme hoy del fallecimiento – 7 meses atrás – de nuestra entrañable “negra” Cloetilde, la Sra. Cloetilde Billings, gran madama de El Callao, emblemática intérprete de Calipso, sol resplandeciente de nuestro folklore.

Pero al momento de escribir estas líneas, mi pesar de alguna manera se va fusionando paulatinamente con los recuerdos gratos, y con el invaluable legado que nos dejó Cloetilde a todos los venezolanos. Así que decidí hablarles hoy sobre ella. Pero no a modo de esos homenajes póstumos fríos y obligados (en vida, la halagué en persona honesta y abundantemente), sino por mi genuino deseo de agradecerle por su obra imperecedera, y de “comunicarme” con ella.

No voy a ahondar en los importantes detalles de su muy fecunda carrera artística. Tampoco podría. Ese es un exigente trabajo de investigadores, periodistas y cronistas. Más bien, recordaré aquí como la conocí, y compartiré mis impresiones sobre esa protagonista inmortal de nuestro folklore.

Tuve el altísimo honor de conocer a Cloetilde Billings en la antigua sede de los Talleres de Cutura Popular de la Fundación Bigott, en Plaza Venezuela, Caracas. Anteriormente, ya la conocía gracias al video documental “Yuruari y el Calipso de El Callao”, elaborado por la Bigott en 1995, y también gracias a un par de presentaciones musicales suyas, en unos carnavales de esos años.

En los Talleres, Cloetilde impartía clases de Calipso, y fungía como asesora musical y voz líder de “Yuruari”, una de las agrupaciones bandera de la Fundación.

Cleotilde Billings, Madama de El Callao

Foto extraída de: madamasdelcallao.blogspot.com

Recuerdo un día cuando aproveché un momento en el que ella estaba sola (algo bastante inusual), para presentármele como alumno de los talleres de danza y percusión, y para ponerme a su orden como productor y conductor del programa radial sobre turismo y folklore venezolanos, “De Paseo por Venezuela”, transmitido por Radio Sintonía 1420 AM, entre los años 1995 y 1997.

Confieso que en ese nuestro primer encuentro personal la percibí un poquito altiva y distante conmigo. Pero con el tiempo, en nuestros encuentros y conversaciones cada vez más frecuentes, tanto en la Fundación como en sus conciertos, descubrí que esa actitud en apariencia orgullosa era más bien una expresión de su fuerte carácter y, tal vez, una especie de escudo para resguardarse un poco de tantas personas quienes, como yo, querían acercarse a ella para conocerla y estrechar su mano. Y después, ya con más trato, tuve el privilegio de conocer su sonrisa diáfana, su calidez y su personalidad cautivadora.

Ahora entiendo claramente que aquel rasgo de altivez que yo prercibí en Cloetilde estaba en perfecta armonía con su gran corazón, para conferirle ese aire de dignidad, esa estampa de gran madama, esa aureóla de auténtica reina del carnaval y el floklore venezolanos. 

Una vez, me permitió filmarla mientras conversábamos, en un desfile de carnaval en la Avenida Bolívar (ruego porque ese tesoro audiovisual aun esté intacto allá en mi casa en Venezuela). Para ese entonces ya me conocía, y estaba claro que yo era su fan, por lo que no tuve inconveniente para “acapararla” por un ratico. Esa y otras imágenes de nuestra querida negra Cloetilde se agolpan en mi mente, en este momento nostálgico pero de grata recordación.

En otra oportunidad, durante uno de sus conciertos con Yuruari, tuve el inmenso placer de conocer a su esposo el Sr. Leopoldo Billings (fallecido también recientemente, a finales del pasado mes de enero), reconocido músico venezolano, quien entonces se desempeñaba como director artístico y cantante de la agrupación. A él elevo mis oraciones y mis palabras de reconocimiento y admiración, por sus propios méritos artísticos, y por haber compartido su vida – y ahora la eternidad – con una mujer y artista de excepción.

La última vez que vi a Cloetilde fue durante unas fiestas a la Cruz de Mayo. Fui inmensamente afortunado al lograr “colearme” en calidad de espectador entre un grupo selecto de folkloristas de la Bigott (entre quienes se encontraba la afamada cantante de Vasallos del Sol, Betsayda Machado, por ejemplo), que recorría algunos sectores de Caracas cantándole y tocándole a diferentes altares de la Cruz. En una de nuestras paradas coincidimos con la negra Cloetilde. No alcanzo a recordar si la celebración era en su propio apartamento. Lo que sí recuerdo muy bien es que ella nos atendió espléndidamente, y que estaba llena de entusiasmo, dando instrucciones a diestra y siniestra, con su energía y autoridad características.

Querida y recordada Cloetilde Billings: negra linda, gran madama, oro puro del Callao, diosa del Calipso, baluarte del floklore venezolano, creo en la transformación de la energía vital; en la trascendencia de las almas. Por ello, tengo la certeza de que donde quiera que un venezolano vea tus inspiradoras imágenes y escuche tu exquisita voz siempre estarás tú de alma presente. Y sé en mi corazón que tú cantarás “personalmente”, en estos carnavales, en mi casa en Tokio, cuando mi adorada hija de 3 años me diga – como viene haciendo desde principios de año – “Papá por favor ponme otra vez Mami Mami”.

Bendición Cloetilde…

(En el siguiente enlace de la página Corneta pueden leer un bonito y completo escrito sobre la inmortal Madama Cloetilde Billings, con motivo de un merecidísimo homenaje que se le rindiera en Caracas, en febrero de 2010:  http://www.corneta.org/no_84/carnaval_el_callao_madama_cleotilde_de_billings.html

Anuncios

~ por Ángel Rafael La Rosa Milano en febrero 7, 2010.

Una respuesta to “Fiesta de carnaval… sin Madama Cloetilde”

  1. Parece que cuando estamos lejos da más gana de conocer de nosotros mismos, ahora mismo estoy haciendo un curso de Bigott en Internet. Que suerte que tuviste la oportunidad de conocerla. Estoy ahora en Dublín pero soy guayanesa y sólo he ido una vez a El Callao pero en Guayana siempre celebramos de forma similar El Calipso, también soy periodista y me gustaría investigar más de el tema, por eso di con tu entrada, suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: