Que muera en paz, a pesar de todo…

(Antes de entrar en materia, permítanme enviar un mensaje de reconocimiento, respeto y apoyo a los admirables y valientes estudiantes venezolanos que están arriesgando su vida en protesta contra la usurpación de Maduro. Si les pasa algo, será culpa del propio vicepresidente y sus pandilleros. Pero también de todos y cada uno de nosotros por no apoyarlos y protegerlos lo suficciente).

La inevitable y pronta muerte de Chávez (si es que no murió ya, porque más allá de las palabras huecas del oficialismo y de unas supuestas fotos actuales del presidente ausente, no han mostrado ni una sola prueba convincente de que esté vivo) me genera sentimientos encontrados.

Por un lado, no le deseo la muerte a nadie (ni siquiera a alguien que considero tan dañino como Chávez), pero, por el otro, pienso que el deceso del caudillo realmente ayudaría a que el país vuelva a la normalidad.

Esto me lleva a comparar la ejemplar y magnánima actitud de Simón Bolívar cuando supo que iba a morir (“Si mi muerte contribuye a que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”), con la ruin aspiración de Chávez y de sus discípulos de querer gobernar para siempre, cueste lo que cueste a la nación venezolana.

Es tan desmedidamente egoísta la ambición de los actuales dirigentes-usurpadores chavistas que, en complicidad con los abominables hermanos Castro, cargan de aquí para allá al otrora todopoderoso Chávez (o a su cadáver, no sabemos) como a un simple muñequito de trapo, a sabiendas de que sin él tienen los días contados.

Con su inobjetable carisma y su genio manipulador, Chávez se las arregló durante 13 años para distraer a sus millones de seguidores – y a un buen número de opositores – del colosal desastre socio-económico de su “revolución”.

En estos casi 3 meses que su “comandante-presidente” se ausentó del país,  los chavistas de a pié han percibido con mucha mayor contundencia la triste realidad que los envuelve.  Y no porque no supieran que estamos muy mal, o porque no conocieran de sobra a sus maquiavélicos líderes, sino porque sin los shows diarios del encantador de serpientes, sin su seductora –  también controladora e intimidante – presencia, ahora tienen más tiempo y más libertad mental para reflexionar serenamente sobre la gravedad de la situación que afecta a todos los venezolanos.

Aunado a lo anterior, a veces caigo en la tentación de pensar que Chávez perderá la vida (lo que demuestra que no es omnipotente como muchos querían creer), y que  perdió la voz (su poderoso instrumento de comunicación) tal vez como un “castigo de Dios”. Pero, aunque tiendo a creer que existe una “justicia divina” y “algo” después de la muerte, no tengo forma alguna de demostrar mis creencias (salvo por experiencias muy personales), ni de saber si el actual padecimiento de Chávez y su inevitable muerte son obra del “más allá”.

Así que, si bien no lamentaré en lo más mínimo la muerte de Chávez (pero sí sentiré lástima por aquellos que lo quieren de verdad), espero sinceramente que no sufra (ni en los días que le quedan de vida, ni después de su muerte… si es que hay un después); que tenga un final tranquilo.

No le guardaré mayores rencores por todas las ofensas y calumnias que me profirió, todos los días, en tantos años, ni por haber contribuido grandemente, con su aberrante ansia de poder, a meter a mi país en el foso en el que se encuentra hoy.

Creo que para cualquier persona de egocentrismo y ambición enfermizos, la certidumbre de que morirá pronto, enfermo y relativamente joven, ya es bastante sufrimiento.

Que muera en paz, a pesar de todo…

Ángel Rafael La Rosa Milano               

Anuncios

~ por Ángel Rafael La Rosa Milano en marzo 1, 2013.

2 comentarios to “Que muera en paz, a pesar de todo…”

  1. A bueno! si eras tu y gracias a dios que estas fuera del país porque aquí no te necesitamos. Arriba hay alquien que todo lo ve y algún día te tocara a ti quizás puedas morir en paz y tranquilidad. Me gustaría leer tus comentarios acerca de los Bush (padre e hijo) quienes tienen en su haber grandes cantidades de muerte y destrucción o de los pasados presidentes de nuestro país que también los tienen.

    De todas maneras ya me pansé de perder el tiempo con alguien tan soso y de poca monta cultural.

    • “Muy culto” Enir, A mi amado pais, Venezuela, iré cuando tenga oportunidad, a hacer lo que estime más necesario, y tu no podrás evitarlo. Cuando me toque morir, aceptaré lo que venga con humildad y resignación, primero porque efectivamente he sido un pecador, y segundo, porque ese “alguien que todo lo ve” es infinitamente superior a mí. He escrito en contra de Bush y de esos “pasados presidentes” que mencionas, cuando me ha provocado, y lo voveré a hacer cuando me vuelva a provocar, no cuando aspirantes a sometedores como tú me lo pidan. Por último, te felicito por tu monta cultural, moral y espiritual.En otro escrito me dices: “Tu eres el propio desgraciado hijo de…….. “Gente” (entre paréntesis porqué realmente no se si lo eres y para mi no lo eres ) como tu es lo que realmente tiene fregado a nuestro país y es lo que NO NECESITAMOS como venezolano”. sé que detrás de tus ofensas hay una persona con problemas de todo tipo. Espero sinceramente que puedas resolverlos, y tener una vida más llevadera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: