Opinión papal sobre ataque a Charlie Hebdo es ambigua

•enero 18, 2015 • Dejar un comentario

Aunque fui bautizado católico no practico la religión – ni niguna otra – así que, aparte de la lógica admiración que puedo sentir por el Papa Francisco, su notable humildad y su solidaridad para con los más necesitados, no lo considero mi líder espiritual ni nada por el estilo, pero sí un líder moral para toda la humanidad. Es por ello que presto mucha atención a sus palabras.

Por ejemplo, hoy, viernes 16, durante mi acostumbrada revisión matutina de la prensa digital, quedé muy ingratamente sorprendido con sus declaraciones sobre el horrendo atentado que sufriera la satírica publicación francesa, Charlie Hebdo, a manos de las bestias asesinas de Al Qaeda.

En el mismo plano de ideas, el Papa argentino dice: “no puedes insultar la fe de los demás, y no puedes matar en nombre de Dios”. Particularmente, suscribimos totalmente su postura. Pero, ¿está Francisco equiparando ambas acciones? ¿Insultar es igual de grave que matar?

En otra reflexión, el Papa se contradice claramente cuando expresa: “…es verdad que no se puede reaccionar violentamente. Pero si el doctor Gasbarri, gran amigo, dice una mala palabra en contra de mi mamá, puede esperarse un puñetazo. Es normal. No se puede provocar…”

Por un lado nos exhorta a no reaccionar con violencia, pero, por el otro, dice que vengaría una simple ofensa verbal contra su madre con un puñetazo, ya que sería una provocación.

Sus palabras pueden interpretarse como una justificación del acto violento y criminal de los extremistas islámicos contra Charlie Hebdo.

En su analogía, el Papa está sugiriendo muy claramente que el acto salvaje y sanguinario de Al Qaeda fue una reacción lógica a la satírica provocación de la revista francesa.

Cabe la posibilidad de que Francisco no haya tenido la intención de justificar el atentado; de que haya sido un descuido. Pero entonces le advertimos firmemente que cuide sus palabras, ya que éstas son una referencia importante para millones de seres humanos.

Ahora bien, si el sumo pontífice de la iglesia católica está justificando los atentados expresamente, entonces, nos jodimos todos…

Por cierto, quiero contarle al Papa, que siendo yo un niño, mi propia madre siempre me decía que cuando me insultaran no hiciera caso, y que cuando me “mentaran la madre” (la mayor ofensa que alguien podía recibir en aquellos años) simplemente les respondiera: “gracias por recordármela”.

¿Qué postura es más cónsona con las amorosas enseñanzas de Jesús, la de Francisco o la de mi madre?

Ángel Rafael La Rosa Milano

¡FELIZ NAVIDAD!

•diciembre 22, 2014 • 2 comentarios

SOL

Arbolito de mi casa

Mis muy apreciados soleros,

Reciban un caluroso saludo navideño.

En estos días, con tantas tragedias naturales y humanas que castigan al mundo (como la masacre de niños pakistaníes a manos de talibanes desalmados y asesinos, y la opresión desmedida en países con gobiernos retrógrados y sanguinarios como el mío, Venezuela) podemos llegar a sentirnos desesperanzados e impotentes. Pero al mismo tiempo somos capaces de entender que, para combatir esas amenazas contra la humanidad, debemos hacer lo posible por mantenernos optimistas y llenos de fe en un porvenir de tranquilidad y felicidad para nuestros hijos y las futuras generaciones.

DSC05805

Es por ello que, en estas fechas decembrinas, a pesar de tantas calamidades que nos agobian, nos permitimos celebrar en familia la Navidad, transmitiéndole a nuestros pequeños toda la alegría y la esperanza que ella encierra, ya que tal vez son las mejores armas con las que ellos enfrentarán las adversidades.

DSC05806

En…

Ver la entrada original 40 palabras más

Pistolero y vividor

•noviembre 11, 2014 • Dejar un comentario

Los verdaderos comunistas e izquierdistas en general (todavía habitan algunos muy raros especímenes en el mundo), esos que creen increíble pero sinceramente en la utopía de la uniformidad social – no como Castro, Chávez y demás vividores de los pobres – seguramente llevan ya mucho tiempo indignados y asqueados de la – y que – revolución socialista venezolana, de sus caporales, más específicamente. Es lógico.

Desde muy temprano en el “proceso”, comenzaron a aparecer los primeros indicios de esa descomunal orgía de inmoralidad que es el gobierno de Venezuela.

Soy del parecer que los mismos chavistas pobres también descubrieron rapidito que estos supuestos líderes revolucionarios, incluido su jefe máximo, no eran sino una parranda de farsantes, hambreadores del pueblo, con un apetito insaciable de dinero y poder. Pero esos compatriotas humildes seguían – y siguen todavía – a Chávez porque se prendaron de él, y, como suele ocurrir en las relaciones entre abusadores y abusados, ya no les importaba que los abusara, con tal de que les mostrara atención, dándoles “pan y circo” de vez en cuando.

Sólo así se explica que aun no se hayan revelado públicamente contra fantoches como Elías Jaua Milano (¿será familia mía? ¡Qué desgracia!), quienes, al tiempo que profieren todo tipo de sandeces a favor de esa mamarrachada llamada Socialismo del Siglo XXI y contra el capitalismo y el “Imperio”, viven la gran vida de jequecitos y capitalistas salvajes, a costillas de todo lo venezolanos (incluidos quienes lo adversamos ¡qué bolas!), especialmente los más necesitados.

Por cierto, Elías “mono con pistola” Jaua, ¿para qué es ese revólver? ¿Sencillamente porque eres un violento y sometedor nato, o porque te sientes muy inseguro en tu “muy segura Venezuela”?

Ángel Rafael La Rosa Milano
CI: V-6843255
Tokio,Japón

Día del Padre 2014: Anécdota de mi papá

•junio 14, 2014 • Dejar un comentario

Mis muy estimados huèspedes,

Siempre gracias por sus amables visitas y por sus comentarios.

La siguiente anécdota quiisiera dedicársela a mi amado difunto padre y a todos los padres buenos del mundo, hoy en su día.

FELICIDADES!!!

Consejo paterno

Confieso que siempre me costó admitir abiertamente cuando mi papá me daba un buen consejo. Y no es que yo fuera incapaz de identificarlo como tal. En el fondo, sabía que su sugerencia era lo más conveniente. Tal vez lo que ocurría es que él tenía un carácter si se quiere muy “mandón” (el mío tampoco es muy fácil que digamos), y cuando me aconsejaba yo sentía más bien que me estaba dando órdenes.

De cualquier manera, eso no impedía que de tanto en tanto yo acudiera a él con algún asunto personal, buscando su orientación. Al fin y al cabo, yo lo respetaba y amaba muchísimo como padre y ser humano.

Teniendo yo como 35 años, un día, durante una conversación de sobremesa, le manifesté que de pronto estaba sintiendo preocupación por cómo criar a mis futuros hijos (en caso de que los tuviera), y le pedí alguna recomendación, en su condición de buen padre de tres.

Mis temores no tenían que ver con la formación de una familia como tal. Primero, porque aunque mi prolongada y amena soltería (que se extendería hasta los 40) y mi sempiterna renuencia a tener novia formal indicaran lo contrario, siempre me visualicé felizmente casado. Segundo, porque aunque nunca tuve ningún apuro en tener hijos, siempre me han fascinado los niños.

En resumen, mi naturaleza, a pesar de las apariencias, es hogareña, lo cual, imagino que se deba, en buena parte, a que eso fue lo que vi en mi casa: un matrimonio y sus tres hijos, viviendo bajo el mismo techo, en la unión familiar.

De todas formas, sí recuerdo que en mis años de soltero, estaba totalmente convencido de que ese era el “estado ideal del hombre”. Hasta que me casé y tuve a mi hija. Y ahora no cambiaría por nada del mundo mi situación de esposo y padre enamorado.

Todavía, hoy, tengo más presente que nunca la respuesta de mi papá a aquella inquietud mía sobre la crianza de los hijos. “Dales mucho amor y buen ejemplo”, me dijo, simplemente.

Esas palabras, tan sencillas y profundas a la vez, constituyen, sin duda, uno de los consejos más sabios y útiles que he recibido en toda mi vida.

Conociéndo a mi papá como lo conocí, sé que la única retribución que él esperaría por ese invaluable consejo es que lo ponga en práctica con su adorable nieta japonesa (a la que no disfrutó aquí, pero quiero creer que lo hace desde el “más allá”).

Huelga decir que, desde que ella nació, mi amada esposa y yo nos esforzamos a diario por poner en práctica esa amorosa filosofía. Y aunque no somos perfectos y nos equivocamos humanamente, esa fórmula de amor y ejemplo en su formación está dando muy buenos resultados, gracias a Dios.

Papá, no quiero finalizar, sin agradecerte con el corazón por aquel acertado consejo paterno. Por cierto, Mil gracias, también, por haberlo aplicado conmigo y mis hermanos.

Bendición Papá. Te amo.

Guantanamera para los Castro, Maduro y sus iguales

•abril 10, 2014 • Dejar un comentario

Con Venezuela donde yo esté

•abril 6, 2014 • Dejar un comentario

Con Venezuela donde yo esté

Ángel, durante un paseo famiiar al Pque. “shiowa kinen kouen” de Tachikawa, Tokio, abril 2014.

Mi apacible cotidianidad en Japón es diametralmente opuesta a la actual caótica realidad de mi amada Venezuela, pero no dejo de pensar ni un instante en los sufrimientos de tantos millones de compatriotas(especialmente los heroicos estudiantes y demás valientes luchadores sociales) a manos del Estado terrorista venezolano. Y rezo día y noche para que, de la mano de valientes líderes como Leopoldo López, María Corina Machado, Antonio Ledezma, y Henrique Capriles, podamos salir pronto de los sátrapas castro-chavistas que nos oprimen, y castigarlos por sus muchos crímenes contra el noble pueblo venezolano.

Yo no soy Gandhi (protesta estudiantil venezolana)

•marzo 21, 2014 • Dejar un comentario

Salí de Venezuela rumbo a Asia, en septiembre de 2002, no por la situación del país, precisamente, sino por motivo de estudios y aventura (aunque, para ese entonces ya Chávez había revelado su calaña tiránica), y, salvo por dos visitas vacacionales breves (una en julio-agosto de 2004, tras finalizar mis estudios en China, la otra en las navidades de 2007, luego de un año establecido en Japón), he estado todo este tiempo residenciado en el Lejano Oriente. De ahí que, no he estado de cuerpo presente en ninguno de los movimientos protestatarios surgidos contra la tiranía chavista; nunca he marchado.

Es por ello que, a pesar de creer que el presente movimiento estudiantil es un paso indispensable hacia la erradicación del castro-estalinismo del país, siento que no tengo ningún derecho moral a pedir a esos heroicos muchachos venezolanos, y demás valientes manifestantes que los acompañan, que sigan revelándose como lo han hecho hasta ahora. Aunque si puedo – y debo – escribir expresándoles todo mi agradecimiento,mi respeto y mi admiración por defender con tanta entereza nuestros derechos ciudadanos, pisoteados vilmente por las marionetas castristas que pretenden oprimirnos.

Entonces, yo no soy el más indicado para pedirles que sigan marchando (sobre todo desde este gran bienestar que, a todo nivel, me rodea en Japón), pero tampoco para que dejen de hacerlo; para que dejen de protestar contra el gobierno parasitario, ultrajador de la nación venezolana.

Y mucho más importante: Ya que nuestros valientes jóvenes decidieron mantenerse en las calles del país, junto a otros miles de ciudadanos que apoyan su noble causa, no seré yo quien les sugiera que vayan en manadas de mansos corderitos al matadero, a perder la vida o a quedar gravemente lastimados a manos de milicias y cuerpos de “seguridad” del estado asesinos, o, lo que es lo mismo, a manos del gobierno.

No seré yo quien les pida que sigan enfrentándose solamente con pancartas y consignas a bestias rabiosas armadas hasta los dientes, listas a cazarlos como a ratas.

A las cosas hay que llamarlas por su nombre. Maduro, Cabello, Elías Jaua, Rodríguez Torres, Luisa Ortega, Iris Varela, Francisco Ameliach, Gabriela Ramírez, Jorge Rodríguez, y muchísimos otros siniestros funcionarios de un régimen que aspira cubanizarnos, deben ser señalados tajantemente como criminales, al ser los autores intelectuales de los asesinatos perpetrados por sanguinarios militares y paramilitares del gobierno.

¿Acaso no hay pruebas suficientes de que Ameliach y Rodríguez Torres (por mencionar apenas 2 de incontables delitos de instigacion) han ordenado a sus huestes de matones a sueldo que repriman a las manifestaciones violentamente? Acaso no se demostró que 2 de los pistoleros que disparaban contra los indefensos estudiantes eran escoltas oficial del aberrado ministro? ¿En qué gobierno medianamente decente estaría ese delincuente todavía en el cargo? Coño, compatriotas, cuántos horrores más necesitamos presenciar para entender que estos psicópatas están determinados a exterminar cualquier sombra de protesta por pacífica que sea, acabando con la vida de algún participante cuando les venga en gana?

Finalmente, no les voy a pedir a nuestros jóvenes paladines de justicia y libertad que apliquen “Ojo por ojo, diente por diente” contra sus desalmados cazadores. No. Pero tampoco les voy a pedir que no lo hagan. Lamentándolo mucho, yo no soy Gandhi. Ellos deben defenderse como lo crean más conveniente; deben proteger sus valiosas vidas como puedan. Porque, si bien no justifico la protesta violenta y destructiva, mucho menos le veo sentido a ir a morir en masa, mansamente, a manos de unas fuerzas represivas criminales, prestas a aniquilarlos como a moscas.

Eso sí, al menos, le pido a nuestros ejemplares estudiantes, y al bravo pueblo que los acompaña, que sigan conviertiendo al país en una sola guarimba gigantesca, para resguardarse debidamente de las hordas asesinas del gobierno. Pero una guarimba hecha no sólo de escombros, sino de esa moral indestructible que los caracteriza, porque esa nunca jamás podrán traspasarla estos inmorales usurpadores de nuestra gran Patria Venezuela.

Ángel Rafael La Rosa Milano
CI: V- 6843255
Tokio, Japón