Hay que boicotear los eventos consulares venezolanos

•diciembre 1, 2018 • Dejar un comentario

Anuncios

¡Protejamos a los estudiantes!

•noviembre 14, 2018 • Dejar un comentario

Desde que existen las universidades en Venezuela,  las luchas de su estudiantado siempre han estado rodeas por un halo de épica, ilusión y poesía, sobre todo cuando estas son para enfrentarse a regímenes autoritarios, dictatoriales, exigiéndoles el respeto de los derechos estudiantiles y de la población en general.

Y es que la irreverencia, la pureza, la valentía y la convicción de los jóvenes educandos actúan como una fuerza catalizadora en el resto de la sociedad,  incitando y movilizando a los demás sectores que, seducidos por el discurso  y la acción de los universitarios, se suman solícitamente a sus llamados.

Nuestros valientes estudiantes siempre dan la cara en los momentos cruciales (y en muchos casos, su preciosa vida, lo que jamás debería ocurrir) por su universidad, por el país, por nosotros. Aunque, hay que decirlo, el resto de los ciudadanos no siempre estamos a la altura de sus grandes sacrificios; no los apoyamos ni protegemos suficientemente.

También es cierto que no siempre vamos a coincidir con sus planteamientos – no tenemos por qué hacerlo – pero absolutamente siempre deberíamos defender su derecho a expresarse y deberíamos preocuparnos más por resguardar su integridad física, su promisoria vida.

En momentos cuando una gran parte de la dirigencia política venezolana, en función de sus mezquinos y  ruines intereses, decidió traicionar al noble pueblo opositor que los ha apoyado fielmente durante estas dos décadas de oscurantismo chavista, nos convendría escuchar la voz clara, fuerte y honesta de nuestros aguerridos jóvenes universitarios.

Más allá de que en esta oportunidad en particular diferimos parcialmente de los reclamos elevados por el estudiantado para marchar el próximo 21 de este mes contra la dictadura – respeto a la dignidad universitaria, aumento de la calidad educativa y aumento de la beca – insistimos en la urgencia de defender su derecho a protestar y de garantizarles su seguridad.

En ese sentido, y considerando que las fuerzas asesinas del régimen han mostrado sobradamente su disposición a asesinar a jóvenes indefensos, hago un llamado a los grupos radicales conspiradores que aun posean balas y “bolas” (lamento admitir que en lo personal carezco de ambas cosas, por ahora), para que busquen la manera de coordinarse en acciones tendientes a acompañar a nuestros muchachos en su protesta. Acciones que incluyan el uso de la fuerza – incluido el poder de fuego – para evitar que éstos sean víctimas de la brutal represión de las hordas criminales de la dictadura.

Ángel Rafael La Rosa Milano

CI: V-6843255

Tokio, Japón

Fogonazo contra el régimen!

•noviembre 5, 2018 • Dejar un comentario

Mis muy estimados compatriotas de la Resistencia y opositores en general, ya llegó la Navidad en nuestro maltrecho país, y todo indica que este año tendremos unas “Fiestas” igual de tristes y sombrías que en los últimos años, producto del régimen de terror e ineptitud que mantiene secuestrada y humillada a nuestra Patria Venezuela.

Asimismo, es tal el sometimiento que ejerce la dictadura genocida sobre el pueblo opositor que a la gente se le hace imposible expresar su cólera, por cualquier medio pacífico, llámese marchas, concentraciones, “cacerolazos”, comunicaciones, etc..

Pertenezco al grupo de opositores radicales que apoya fervientemente a los valientes conspiradores venezolanos en su determinación de acabar con la vida de los capos mafiosos que maltratan cruel e impunemente al indefenso pueblo opositor y destruyen aceleradamente a nuestro amado país. Y en reiteradas ocasiones he exhortado a quienes  no se plantean para sí la lucha violenta – como yo – que al menos traten de encontrar formas de colaborar con los aguerridos combatientes que están dispuestos a dar sus vidas por nuestra libertad.

Sin embargo, entiendo perfectamente que la mera colaboración logística con los conspiradores es en sí una acción sumamente riesgosa, que puede poner en peligro la integridad de los involucrados. Es por ello que, buscando una forma alternativa e intermedia de protesta (“intermedia  porque sigue implicando cierto riesgo contra la seguridad de los participantes) se me ocurrió la idea de realizar el Fogonazo contra el Régimen, que consiste en lanzar cohetones, tumbarranchos,  fosforitos y lo que sea (a sabiendas de que actualmente sus precios son prohibitivos para la mayoría de los venezolanos), a cuarteles militares o policiales en todo el territorio nacional. A escondidas, agazapadamente, claro está. Esto con el fin de crear confusión y caos en la mayor cantidad de unidades represoras posibles, y así evitar que los esbirros de la dictadura puedan relajarse durante las navidades, y muchos menos celebrar fiestas decembrinas a todo dar (que incluyen banquetes y entretenimiento musical) con el dinero vil y descaradamente robado al pueblo que está muriendo de hambre, enfermedades, inseguridad, plomo y demás calamidades infringidas por el régimen narco genocida.

Así que, en estas navidades, el llamado es al Fogonazo contra el régimen. Lánzale cohetones, tumbarranchos, fosforitos y lo que sea al cuartel de tu elección, para crear confusión y caos entre las fuerzas represoras y asesinas del régimen. Finalmente, recuerda ser muy cauteloso y creativo para evitar ser descubierto.

Gracias por tu atención.

Un abrazo venezolano y libertario,

Ángel La Rosa

 

 

Boicot contra actividades consulares venezolanas

•octubre 18, 2018 • Dejar un comentario

Mis muy estimados seguidores en Japón y el resto del mundo, siempre gracias por leerme.

Espero que se encuentren fantásticamente  en unión de sus familiares y seres queridos.

En momentos cuando la situación de mi país, Venezuela, es simplemente calamitosa e insoportable para sus habitantes, y mientras el régimen narco terrorista que nos somete incrementa las medidas represivas contra el pueblo indefenso, las embajadas venezolanas alrededor del mundo, como es de esperarse, realizan eventos culturales y recreativos diversos con el bien calculado fin de “lavar la cara” a la dictadura sanguinaria que mantiene secuestrada a nuestra Patria.

Es por ello que hoy me dirijo a aquellos compatriotas y amigos de Venezuela que se encuentran en el extranjero, para pedirles vehementemente que asuman una postura firme, condenatoria contra todas las embajadas y consulados venezolanos de sus respectivos países de residencia, ya que sus funcionarios representan directamente a la mafia genocida que destruye al país y oprime a sus ciudadanos.

Entre otras acciones de condena contra las embajadas venezolanas, sugerimos el boicot y la protesta pública contra actividades culturales, recreativas, y de cualquier tipo que estas realicen.

Por ejemplo, entre el 23 y el 25 de octubre, la embajada venezolana en Japón y el Instituto Cervantes organizarán el primer festival de cine venezolano en Tokio.

Hago un llamado a mis compatriotas y amigos de Venezuela en Tokio, a que nos presentemos esos días en la sede del Instituto Cervantes a expresar nuestro repudio a dicho evento, por considerarlo una grosera distracción del asunto que debería ocuparnos actualmente: la salida inmediata del régimen narco terrorista del poder.

Ángel Rafael La Rosa Milano

Japón, Tokio

Libertador, castígalos, por favor

•julio 24, 2018 • Dejar un comentario

Querido y venerado Padre, Libertador Simón Bolívar,

Te escribo estás breves líneas, para felicitarte por tus 235 años de existencia en los  mundos infinitos. ¡Feliz cumpleaños!

Sé que debería conversar más contigo, sobre todo porque creo en la transformación de la energía vital; en la trascendencia de las almas,  ¡y porque eres quien eres!

Aunque no es una excusa válida, no hablo contigo con la frecuencia que debería porque desde hace muchos años me acostumbré a rezarle más a los espíritus de mis familiares y amigos cercanos. Posiblemente se deba a que con ellos pude compartir directamente durante su paso por esta vida, y siento que de algún modo eso facilita la comunicación.

Hoy, al celebrar el aniversario de tu nacimiento, quisiera abusar de tu generosidad – para liberar a cinco naciones y concederles la independencia, hay que tener un corazón inconmensurable – para pedirte algo. Es verdad que especialmente hoy debería ser yo quien te diera algo a ti y no al revés, pero en realidad no es para mí únicamente, sino para millones de compatriotas venezolanos, hijos tuyos; algo que no puede esperar.

Después de 8 años, todavía me duele en el alma y me arrecha en las entrañas la demencial y vandálica profanación de tus restos que perpetrara el Galáctico Embaucador y Abusador del pueblo, Chávez. Y aunque la mayoría de los siniestros personajes que osaron participar en tan macabro ritual – incluido el Estafador Eterno – casualmente ya perdieron la vida (cómo me gustaría creer que fue obra tuya, Padre Libertador), todavía quedan algunos por ahí, como Luisa Ortega Díaz y  Tareck El Aissami – supervisores de la ceremonia diabólica – delinquiendo a sus anchas, ultrajando impunemente a este pueblo que tú liberaste.

Libertador, Simón Bolívar, concuerdo con que “el tiempo de Dios es perfecto..”, pero ¿no te parece que ya va siendo hora de que los referidos “maestros de ceremonia” y demás hampones que someten a Venezuela reciban su  ejemplar castigo?

No seré yo quien te pida la muerte para ellos (aunque si fuesen tus designios, bienvenidos sean), pero sí que esos perversos desalmados paguen con creces todos y cada unos de sus crímenes contra mi amado y sufrido pueblo venezolano.

¡LIBERTAD!

•mayo 21, 2018 • Dejar un comentario

Estimados compatriotas opositores auténticos, con este sencillo gesto me uno a la convocatoria de María Corina Machado y al pueblo venezolano a salir a la calle con una bandera venezolana y gritar ¡LIBERTAD!

Lo que pasa es que estoy un poco lejos del país, en Japón, así que se me ocurrió desplegar la bandera en mi balcón (otras veces he ido a lugares públicos a ondearla y a gritar consignas, pero justos estos días el trabajo no me lo permite). Es mi modesta contribución a la iniciativa de MCM.

Por cierto NO sé si esto se podrá hacer en Japón. Las únicas banderas que he visto desplegadas en las casas son las de éste país y las de un grupo político-religioso muy influyente. Ya me enteraré si estoy incurriendo en falta o no, más adelante.

                                                                             ¡LIBERTAD!

 

adelante. IMG_6408.JPG

Los enanos

•febrero 28, 2018 • Dejar un comentario

En la historia reciente de nuestro país abundan los casos de políticos que tuvieron en sus manos todo para consagrarse como líderes indiscutibles; para ser los grandes hombres de su tiempo, pero que, en cambio – y muy tristemente para un pueblo urgido de héroes –  devinieron en “pequeños” hombres, en simples politiqueros.

El caso más notorio es Hugo Chávez, quien pasó de ser “Robin Hood” al mismo rey codicioso y tiránico que éste combatía. Tanta inteligencia, tanta astucia, tanta pasión, tanto carisma, tanta popularidad, desperdiciados, vertidos en la cloaca de la anti-política, superados por su egocentrismo, por su debilidad, por su bajeza.

Pero hoy  quiero – y debo – hablar, aunque no quisiera, de otra “esperanza” nacional venida a menos, convertida en anti-héroe de la enmarañada política venezolana: Henrique Capriles Radosnki. Aclaro que no lo estoy comparando con Chávez. Sería absolutamente erróneo, por injusto y desproporcionado. Honestamente, sin importar cuanto me ha molestado últimamente – y a millones de venezolanos –  con su grosero pragmatismo político,  creo que a Capriles no debemos meterlo en el mismo saco putrefacto de la canalla engendrada, criada y personificada por Chávez. Hablo de él  por ser el líder de la oposición que más gente llegó a movilizar – o lo que es lo mismo, ilusionar – en unas elecciones contra el autócrata barinés.

Pero, no crean ni por un isntante que me resulta fácil atacar a Capriles.  Por el contrario, es muy difícil para mí. Pasé unos cuántos años de mi vida apoyándolo, soñándolo como el salvador de un país arruinado material y moralmente por Chávez. Prueba de mi vocación caprilista son los incontables escritos que le dediqué aquí en mi blog – y otros pocos en medios impresos nacionales – durante todo esos años de esperanzada lucha anti-chavista.

Es verdad que, aunque ya con muchas reservas, apoyé a HCR hasta hace poco; hasta los días posteriores a la Consulta Venezolana del 16 de julio del 2017. Sin embargo, mis primeras inquietudes sobre la solidez de sus principios políticos comenzaron a aparecer algunos años atrás, durante sus más encarnizados enfrentamientos electorales y personales con Chávez – en la campaña electoral para las presidenciales de octubre de 2012, por ejemplo. En ese entonces, percibí en sus respuestas a los ataques frontales y ofensivos del déspota barinés más mesura de la necesaria; Percibí cierta blandenguería. Pero lo que más me preocupaba no era la exagerada reserva de esas contestaciones de Capriles al viperino autócrata, propiamente, sino el hecho de que, en mi opinión, esa blanda reacción fuera políticamente calculada, para no echarse encima a la inmensa e intimidatoria base chavista como enemiga acérrima. Con el tiempo entendí que el siempre vió a la Venezuela chavista como un capital electoral enorme, como un precioso botín. De ahí tanto “respeto” hacia Chávez. Sin embargo, entre los millones de seguidores chavistas, defensores del estilo insolente y amedrentador de su líder,  la “buena educación” de Capriles fue percibida más bien como debilidad de carácter. Muchos caprilistas también comenzaron a tener esa percepción del abanderado opositor.

Capriles fue derrotado por Chávez  en esas elecciones por un millón y medio de votos de diferencia, cuando el propio líder de la opsición había asegurado que él ganaría fácilmente con más de un millón. Pero lo que más llama la atención es lo enfático que fue éste al asegurar reiteradamente, a lo lago de la campaña, que era casi imposible que pudieran hacerle un fraude electoral, cuando, al contrario, un gran número de entendedores en materia comicial lo estuvieron alertando permanentemente sobre las muchas trampas que estaba armando el gobierno.

En su siguiente derrota presidencial, contra Maduro en abril de 2013, a pesar de que él mismo  impugnó los resultados – de hecho se negó categóricamente a aceptarlos – y denunció el fraude ante las instancias nacionales e internacionales competentes, eso quedó así.  ¿Por qué tanto empeño de HCR en participar en elecciones presidenciales que sabe amañadas en su contra? ¿Por qué tanto masoquismo? Ya la vaina me estaba pareciendo “guabineo”, como decimos en Venezuela, para significar una conducta poco clara, dudosa, que no es ni una cosa ni la otra.

La respuesta, que me ha costado – y dolido – tanto formular públicamente, es que Capriles Radonski, al igual que muchos políticos que se dicen opositores, necesita una “estabilidad” política que garantice la realización de elecciones per saecula seculorum – sin importar si es en dictadura – porque mientras eso ocurra, el podrá mantener su empleo como político “opositor light“, y devengar los beneficios correspondientes.

Yo mismo tengo culpa, por haber participado, de alguna forma, en esos suicidios comiciales.

Pero, incluso más grave que el fraude de Maduro en sí mismo fue hecho de que el propio Capriles contuviera la furiosa reacción nacional contra el robo descarado del que fue víctima el pueblo demócrata venezolano. Muchos opositores nunca le perdonarán eso.

Más recientemente, oímos la voz de Capriles  sumarse al coro que gritaba “la Constituyente no va”. Bueno, la espuria  Constituyente no solamente fue instalada, sino que, la desafortunada respuesta del líder opositor fue celebrar el inmoral “Encuentro en Defensa de la Constitución”, junto a incondicionales a Chávez como Rodríguez Torres y Luisa Ortega Díaz. El primero, operador político-militar del difunto tirano, y sobre quien recaen gravísimas denuncias (elevadas a la Corte Internacional de Justicia de la Haya) por violación de derechos humanos. La segunda, operadora judicial del dictador, y a quien, entre otros serios delitos, se le atribuye la fabricación de las pruebas incriminatorias contra Leopoldo López, por órdenes directas del todopoderoso jefe mafioso.

A la vuelta de algunos años, con mucha tristeza por lo que pudo ser y no fue, recordaremos a Capriles y compañía como aquellos políticos venezolanos que pudieron ser unos gigantes pero se quedaron enanos.